Meditación para el equinoccio

Los equinoccios son ese momento del ciclo solar en que día y noche tienen la misma duración. Un tiempo donde la palabra clave es el EQUILIBRIO… la armonía entre masculino y femenino, luz y oscuridad, renacimiento y muerte, gestación y manifestación…

En el hemisferio norte, celebramos en este instante (aproximadamente el 20 de marzo) el equinoccio de primavera, un tiempo de renacimiento, de fertilidad, de renovación, de despertar y florecer. Mientras tanto, en el hemisferio sur, se manifiesta la otra polaridad, el equinoccio de otoño… un tiempo de cosecha, de gratitud, de liberación y de preparación para la interiorización, la pausa, el vacío y la muerte.

A continuación, te comparto un par de propuestas para ambos momentos:

Equinoccio de primavera

¿Qué necesitas?

  • un cristal o mineral con el que resuenes o una cáscara de huevo.

Busca algún lugar (a ser posible en la naturaleza) en el que puedas pararte en silencio y sin ser molestad@ durante un tiempo. Cierra tus ojos y respira profundo en tu vientre durante unos minutos. Toma unas cuantas respiraciones lentas y profundas desde tu chakra raíz (periné) que te conecten con la energía de la tierra y lo femenino. Respira de nuevo, ahora desde tu coronilla y conéctate con el universo y lo masculino. A continuación, lleva la atención a tu corazón y respira conscientemente desde ahí durante unos minutos mas. Toma el cristal que hayas elegido (o la cascara de huevo) y sostenlo a la altura del corazón mientras lo intencionas con aquello que deseas manifestar. Recuerda poner toda tu emoción y realizar la intención de forma afirmativa. Si has optado por la cascara de huevo puedes adornarla y pintarla con símbolos o palabras que representen eso que deseas crear. Cuando te sientas list@, toma el mineral entre tus manos y utiliza tu aliento para soplar tu intención adentro del mismo. Eleva tu mineral hacia el Universo y siente, imagina, piensa o visualiza como tu intención se eleva para ser escuchada. Agradece porque ya es. Y de nuevo, trae tu conciencia a tu respiración, a tu cuerpo, y cuando te sientas lista; abre tus ojos para regresar.

Equinoccio de Otoño

¿Qué necesitas?

  • un tazón con agua
  • un puñado de hierbas

Busca algún lugar (a ser posible en la naturaleza) en el que puedas pararte en silencio y sin ser molestad@ durante un tiempo. Cierra tus ojos y respira profundo en tu vientre durante unos minutos. Toma unas cuantas respiraciones lentas y profundas desde tu chakra raíz (periné) que te conecten con la energía de la tierra y lo femenino. Respira de nuevo, ahora desde tu coronilla y conéctate con el universo y lo masculino. A continuación, lleva la atención a tu corazón y respira conscientemente desde ahí durante unos minutos mas. Toma las hierbas elegidas entre tus manos y sostenlas a la altura del corazón mientras depositas en ellas todo aquello del pasado que quieras liberar. Deja ir cualquier creencia o sentimiento limitante… permitete vaciarte, liberarte y crear espacio. Recuerda poner toda tu emoción y realizar la intención de forma afirmativa. Cuando sientas que has depositado en las hierbas todo eso que deseas liberar, colocalas en el tazon con el agua. Usa tu dedo indice y remueve permaneciendo muy consciente, mientras toda esa energía se libera en el agua. Cuando sientas, eleva el tazón con las plantas a la altura del corazón y di en voz alta “Me libero” por tres veces. Y, a continuación, vierte el agua sobre la tierra o sobre alguna corriente. Agradece porque asi es. Y de nuevo, trae tu conciencia a tu respiración, a tu cuerpo, y cuando te sientas lista; abre tus ojos para regresar.

En caso de cualquier duda, déjate guiar por tu propia intuición para adaptar estas propuestas de la forma que te parezca más adecuada. Disfrútalo!!!

¡Feliz equinoccio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *